Tus labios

Beso tus labios … esos labios adictivos …que crean dependencia en mis funciones motrices … los beso y lo olvido todo … olvido mi nombre, tu nombre … olvido todo … solo recuerdo que ahí … frente a los míos se encuentran ellos y no me puedo controlar … los quiero … los deseo … deseo soñar con los ojos abiertos y atraerte hacia mí … bien cerca … más cerca todavía … y besarte sin miedo a nada … sin trampas … sin apuestas … sin que te sorprenda con los ojos cerrados … sin que te despierte de un sueño … besarte y envolverte en mi sueño … en el sueño de esta adicción que provocas en mí … y no soltarte … quedarme ahí … aferrado a tus labios …

Huir

tumblr_ob0ap9tmpC1unlagwo1_500

Huir … huir bien lejos de aquí … de todo … de tus mentiras y tus engaños … de tus dardos envenenados a mi corazón … con el único propósito de herirme de muerte.

Huir … simplemente huir de tus labios … de tu sonrisa … de todo lo que pueda recordarme tu falsedad … huir … huir de cada pedazo de cielo que me recuerde a ti … o de cada pedazo de tierra que me recuerde que existo … o que existes tú.

Huir de cada ilusión … cada palabra inventada por tus caprichos … de cada historia fingida por tu imaginación … huir incluso de la única verdad que asalta mi mente con su ironía … la hipocresía de un infinito acorralado.

Huir … de tus ojos … huir del recuerdo … del fantasma absurdo que nace en mi mente … que te intenta imaginar como realmente no eres … como nunca has sido … huir de mi despertar … porque era tan fácil vivir en la ignorancia … con los ojos cerrados y creer en tus pinturas … huir … huir de esa ficción … huir de ti … huir de mí … simplemente desaparecer …

… sería perfecto …

Sin luz …

foto

Y las luces se apagan … pero no necesitan luz para encontrarse en la oscuridad … no necesitan mapas para explorar la anatomía desnuda de su acompañante … ni permiso ni misterios … no necesitan de un faro para guiar sus caminos hacia la desnudez de sus corazones … saben exactamente el lugar donde se encuentra el otro … saben el punto exacto donde se deben encontrar sus labios para componer un beso … y se besan … se devoran lentamente a tramos pero sin medida … se entregan a hurtadillas … cómplices de sus ganas y de la oscuridad que los atrapa … cómplices de este cuento que los invita a narrar su propia historia … y eso los envicia … él besa sus labios, su mejilla y lentamente besa su cuello y ella se entrega … se deja caer hacia atrás mientras él la mantiene cerca de su cuerpo con sus manos. Recorre la silueta superior de su anatomía enviciado de su olor y de su piel … su suave piel… y descubre sus pechos desnudos frente a sus labios … pechos hermosos y delicados … dejando a la intemperie dos pezones erizados y deseosos de esos labios … y él no los hace esperar … se entrega a ellos … los besa, los siente … los mordisquea suavemente mientras ella se deja entregada a la luna de su alcoba … su cuerpo se eriza completo … y lo mira … lo ve devorando sus pechos con cierta ternura de niño y con el ímpetu de un hombre … y le encanta … siente como sus labios avanzan hacia el sur … y siente a su lengua guiando cada paso de esta locura … su lengua húmeda y traviesa … pero delicioso lo que provoca sobre ella … en su cuerpo … se estremece … le recorre una sensación de placer por todo su cuerpo y un temblor repentino en sus pies que no puede contener … y de repente lo ve de frente sobre ella … y un gemido se le escapa … seguido de un suspiro y otro temblor … cierra los ojos … se deja atrapar por él … no quiere escapar … se aferra a su espalda … pero sus manos le tiemblan y no puede aferrarse bien … pero quiere y encaja sus uñas en él y va describiendo un dibujo con sus ganas en su espalda … cada vez más profundo … cada vez más inconsciente … abre los ojos y lo mira … él no se percata de su mirada … y por un momento todo se mueve lento … ella lo estudia … y su corazón palpita … un latido distante … y otros mas … y otro … cada vez más próximos los latidos … y estalla en su interior … su cuerpo se desvanece en la oscuridad … pero lo mira … y él descubre su mirada … y se quedan perdidos en esa mirada … y ella lo entiende … entiende que lo ama …

… YO …

nuevo

El viento sopla en este espacio invisible frente a mí dibujando hojas secas en su recorrido … en un torbellino de ideas … de sugerencias locas a saltar sin alas al abismo de esta locura insípida y deformada por los recuerdos de un pasado … o quizás de un futuro pasado tergiversado por la sombra endeble de sus sueños … ya ni sé … desconozco la cartografía de la estación que abriga mi cuerpo, me he perdido en el devenir del tiempo presente y sus delirios de grandeza en busca del punto estrellado que late sobre el papel estrujado que obtuve por mi corazón. Miro la hierba bajo mis pies … siento su olor fresco … tan llena de vida y yo sobre ella presagiando muerte con tan solo un paso … un asesino en masa … uno mas en este mundo podrido y flébil, me da nauseas de solo pensarlo, he perdido la fe … o he adoptado una nueva fe donde alabo al asco de mentiras que llamamos Tierra por ser solo íncolas de su infortunio. Me embriago en la sed de necesidades que consumen mis horas de cordura nefelibata … junto a una rutina más desesperada que yo por repetir cada día el mismo cuento de hipocresías abiertas a la soledad de mi desdicha … del silencio tan buscado e imposible de lograr … igual que aquel sueño orgulloso, invisible y devoto al viento que se perdió esta mañana frente a mí.

Pedido

chica y luna

¡No llores! ¡No estés triste! Sonríe aunque te falten fuerzas para hacerlo, aunque no encuentres motivos detrás de una frase vencida … sonríe … piensa en los demás … piensa en mí … si tú estás triste que me deparará el destino … si tú eres mi sonrisa …

Tan solo una oración V

Miro su cuerpo semidesnudo y sonrío: no puedo creer que hace tanto más de 24 horas lo tenga en mi cama, escondidos de todos… escondidos suspiro y vuelve la punzada en el estómago y esa sensación de desabrigo que me acoraza los instintos… las mejores cosas han de andar ocultas, intento animarme, pero ya ni siquiera me sosiego, me pregunto si siempre con él estaré dividida entre las ganas de soñar y mis pies en la tierra, espero no sea él un amor con espinas. Me asustan sus restricciones en el arte de querer, me asustan sus peticiones, las que verbaliza y las que quedan escondidas en su mente… y a la vez hay un algo en el color de su piel que me narcotiza, una promesa en sus pocos lunares que me inspiran a explorar y cartografiar su espalda y trazar las coordenadas improbables del mundo alojado en su cuerpo… tal vez algún día me deje pintar su dorso o me permita utilizarlo como pergamino… pero hoy no… Todavía no, tal vez nunca, tal vez sigamos escondidos… y la palabra vuelve a hincarse en mi estómago…

-¿Por qué solo en mi cuarto?- le cuestiono.

-No sé… porque quiero estar solo contigo.

-Puedes estar solo conmigo en otro lugar.

-En otro lugar no puedo besarte cómo te beso allí- y sin otra me quedo sin argumentos para rebatirle, dividida entre el miedo y el anhelo de encontrar muchas otras oraciones en sus labios, de descubrir la historia tallada en su tez…

-Ven- acepto derrotada por su lógica, por sus ganas… y también por las mías de besarle y tenerle donde nadie, ni la luna, ni la noche, ni los gatos (o no todos los gatos) nos espíen… y aquí le tengo, mostrando el mejor plano de su desnudez, haciendo irresistibles estas ansias por dejarme ir con él… yo quiero quedarme detenida en ese punto justo donde se juntan sus lunares… de pronto mi mano se alza y le endosa una caricia imperceptible, una caricia cobarde para no despertarlo… me encanta su piel… temo no se lo he dicho lo suficiente o todavía no es consciente de lo que causa… quizás sea mejor así, ¿por qué… como le cuento los miedos que me sumergen? ¿Cómo le explico lo inefable? Supongo que habrá días de demonios encontrados, pero hoy no, hoy solo quiero llenarme de su olor, respirarlo hasta que me duelan los pulmones, quiero mirarlo cuando duerme mientras no me atreva a tocarlo demasiado, sentirlo a mi lado, escucharlo respirar… reunir la mayor cantidad de detalles que pueda con el tiempo que me resta y bajo la débil luz que brinda su móvil… ahora mientras duerme inofensivo refugiado de todo lo que pienso quiero apartar mis miedos y solo verle… solo sentirle… ya temeré cuando la cama, vacía de él, aun guarde su forma… ahora no… ahora quiero acariciarle aunque sea asustada para no despertarle… e imaginar que lleno su espalda de oraciones que guardo, escondidas, en mí…