Hola II …

despedidaSe cierra la puerta … él se queda allí … parado … inmóvil … observando detenidamente la puerta que se ha cerrado a sus espaldas, sus pensamientos hacen nudos en sus fantasías … remolinos entrecortados en sus sueños. Lentamente mira la puerta descubriendo a trazos como su futuro va siendo parte de un pasado … se queda perdido … inconsciente … pero su mirada no se despega de la puerta … la mira pausadamente … se pregunta si quizás ella se siente igual … si quizás ella se encuentra detrás de la puerta mirándola fijamente igual que él … perdida … desorientada. Su cabeza es una horda de ideas, la siguiente más desatinada que la anterior, pero ahí se mantiene elaborando planes estratégicos para alcanzar una atmósfera marchita de luz … un solsticio de verano. Se queda esperando a que se abra la puerta y encontrarla a ella … riendo … mirándolo … dispuesto cada detalle en su cabeza tan minuciosamente que no hay otro desenlace posible que no sea un beso:

– Hola – dice ella

– Hola – dice él – Hol … – y su frase queda a medio acabar sorprendido por esos labios que ama tanto

Un ruido lo saca de sus pensamientos y lo devuelve a la realidad, la puerta sigue cerrada y ya el tiempo le recuerda que debe seguir, que no puede seguir esperando y emprende lentamente su largo camino…

Del otro lado de la puerta está ella … recostada a sus cristales tratando de ver a través de ellos si él sigue ahí … entre lágrimas y desacatos se queda detrás de la puerta pendiente por él … pero no se atreve … no se atreve a abrirla … de cierta forma le consuela saber que justo a solo unos pasos le puede encontrar y se queda allí … observando … respirando …

De repente lo siente … lo siente caminar … avanzar … y le da miedo … pero más miedo le da abrir la puerta y quedarse desnuda frente a él … espera … – quizás vuelva – y decide esperar, pasa el tiempo y él no regresa … la angustia se apodera de sus emociones … necesita saber … necesita encontrarlo … y abre con fuerza la puerta … lo busca y lo encuentra … a lo lejos … lo siente muy lejos … grita con todas sus fuerzas … nada … vuelve a gritar más fuerte todavía … más fuerte aún … y al fin lo ve detenerse, voltearse y mirar hacia ella con ojos envueltos en lágrimas … un destello de esperanza late … no es tarde … pero se equivoca … él se alegra de verla … de amarla indefinidamente pero vuelve a voltear … ya es demasiado tarde, no puede deshacer el camino andado.

– Hola – susurra para ella aunque ya no pueda oírlo … y continua caminando …

Ella grita y grita de nuevo, se desploma sobre el suelo, no entiende por qué continua andando … no es demasiado tarde … estaba justo ahí … no puede entenderlo … se seca las lágrimas infructuosamente … levanta su cuerpo más pesado de lo normal … se para firme y lo mira con nuevas lágrimas en sus ojos …

– Hola – susurra para él aunque ya no pueda oírla … y se queda mirándolo …

 

Anuncios

Regalo

hasta-pronto

Le regalo al sol el atardecer, a la luna un planeta, a las estrellas la luz. Le regalo al mar sus mareas, al infinito … ¿Qué le puedo regalar al infinito? Quizás este amor que me desborda … quizás ahí encuentre cobija y resguardo, le regalo la cuota de besos diaria que me quedan … 39 por día para ser exactos … le regalo mis brazos, mis labios, mi cuerpo, mi corazón … sobre todo mi corazón … lo regalo todo. Le regalo al fuego las mentiras, al hielo el recuerdo. Le regalo mis ojos … quizás mis ojos no … quizás los guarde para mí … o no para mí … quizás los guarde … simplemente los guarde … los guarde por ti …

Seamos

luna-ritual-del-adiós

Seamos esta noche un amanecer tardío … ráfagas de disparos a contraluz … el silencio de un grito intermitente. ¡Seamos! … seamos incandescentes … sólidos … abstractos … partes inconformes de un mundo conformado por satélites opuestos a lo que dictan nuestras sonrisas … nuestra cordura insensata … ¡seamos! … la travesura adyacente de nuestras ideologías infantiles … ¡seamos! … románticos natos en esta noche infinita … depredadores en una jungla de concreto … seamos estrellas, planetas, meteoritos … ¡seamos! … seamos luz … gravedad … seamos el universo mismo … y dejémonos devorar por esta oscuridad … por las ansias de nuestros cuerpos … yo sobre ti … tú sobre mí … un acuerdo mutuo de paz … para librarnos en esta guerra que nos atrapa … ¡seamos! … seamos fuego … tiempo … la quinta estación … el próximo milenio … seamos sombra … historia … amor … seamos nuestro sueño.

Te amo

Recuerdo

Random-pics-sad-songs-17925811-500-500Me ataca el último recuerdo alegre que tuve con ella, algo simple quizás, pero me ataca sucesivamente, su rostro, su mirada, la sonrisa inquieta que nace en sus labios y el gesto que dibuja para decirme algo – “Quieres café mi amor” – y digo sí sin pensarlo dos veces, sin saber por qué, si nunca bebo café, la única explicación que me queda es que es ella la razón que guía mi impulso, tan sencillo como eso, solo importa que lo pide ella y me dejo arrastrar por esta marea que circula por mis venas como si quisiera compartir a cada trazo su adicción.

Y me ataca el recuerdo, la sensación de querer volver a ese momento con ella y verle sonreír, volver a oír sus palabras, escuchar su voz, estrecharla en mis brazos y robarle un beso. Dejarlo todo atrás, las ataduras, los misterios, caminar hacia ella, andar en el recuerdo de noches en sus brazos cálidos y hacer de esas noches el recuerdo de un futuro a su lado.

Sinfonía

linda-pareja-de-enamorados-1485

Soy el poeta de un verso sin rima … de una estación sin color … de un viento sin prisa. Las cumbres de mis manos están marchitas … la base de mis labios sangran de dolor … ahogados en lágrimas desproporcionadas … atadas a la quinta sinfonía de Chaikovski … a no sentir tus labios cálidos sobre mí … desnudando mis manías. Esta sensación es parte de mi día a día, una señal plausible … un mí sin ti … un universo vacío de estrellas … el recuerdo de la noche en tus brazos y el sentimiento de querer hacer de eso mi rutina favorita. El silencio cuando quiero decir algo … cuando quiero gritar … entregarme a ti … mirarte a los ojos y dejar que recorra mi cuerpo una corriente que me da vida … ingenuamente quedarme ahí, donde estés tú … creando un pacto con nuestras miradas … formando una apuesta ganadora que me devuelva un beso … sentir un susurro de tu voz y sentir en él un te amo … mientras que con un abrazo te entregas a mí … sentir como mi voz va rompiendo el silencio … liberándose de los miedos que le atan … liberar el grito encerrado … y con todas mis fuerzas un sencillo te amo …

Silencio

Y me pierdo en el pensamiento deforme e insomne que asalta mi cabeza, como una encrucijada sin sentido me siento en esta indisciplina férrea de desafiar todo … o de desafiar absolutamente nada … es un algoritmo intrínseco de un sueño abrupto que no puede ser. No entiendo a donde van mis pensamientos pero si conozco el origen de ellos, el origen eres tú y tu silencio, como el hecho de leer unas simples líneas me lleva a extrañar unos sábados rutinarios de mi vida, unas palabras a media noche y algo a lo cual no le he puesto título pero que de verdad quise tener … quizás nadie le encuentre sentido a mis palabras, aunque sinceramente ni yo se las encuentro pero eso no las hace menos reales o más inciertas, son solo difícil de entender … más en este mundo … quizás en otro más maravilloso y uno tan tuyo puedas descifrar esta ecuación diferencial de nuestras anatomías … inténtalo … sé que puedes … me sorprendería lo contrario … aunque ya todo está tan saturado de sorpresas … ojala y pudiésemos estar lado a lado inocentes como si nada hubiese pasado … hablando y riendo … bajo la mirada de algún gato … a la luz de la luna …